Inicio / FMA / CASETTA: “MI GRAN OBJETIVO ES RECIBIRME EN MEDICINA”

CASETTA: “MI GRAN OBJETIVO ES RECIBIRME EN MEDICINA”

Hablamos con Belén Casetta sobre sus orígenes, su presente y su futuro, antes de partir a Cachi, Salta, para la preparación final de cara a los XVII Juegos Deportivos Panamericanos que se disputarán en Toronto, Canadá.

-¿A qué edad y cómo o quién te acercó al atletismo?

– Empecé a los doce años, compitiendo en la Mini Maratón de Apand, mi papá fue quien me lo propuso, yo estaba en el colegio en sexto grado, había un afiche pegado en la puerta de la escuela y le dije: “dale, vamos a entrenar”. Me entrenó él, sin conocimiento alguno de entrenamiento de atletismo, me hacía dar vueltas a la plaza, imaginate… yo tampoco sabía nada y no quería saber nada con correr (risas). Así que corrí y gané esa carrera con lo entrenado por mi papá y de ahí él logró contactarse con Leonardo Malgor y desde esa época trabajo con Leo.

-Entonces no estabas muy convencida de practicar este deporte, ¿Cómo te convencieron?

– Y… me convenció ganar la carrera (risas), porque el entrenamiento de Leo (Malgor) era totalmente distinto a lo que hacía con mi papá. Con Leo al principio se basaba más en jugar y después si comenzamos a entrenar “fuerte” cuando empecé a participar en torneos a nivel local, primero y después llegaron las participaciones a nivel provincial y nacional. Y a los quince años pude representar al país en el selectivo en Uberlandia (Brasil) para los I Juegos Olímpicos de la Juventud que se disputarían en Singapur, a los que pude clasificar.

-¿Qué expectativas tenías para ese selectivo?

-Era la primera vez que viajaba a competir fuera del país, una experiencia única, era todo nuevo, fui con la expectativa de divertirme y mejorar mi marca, en ese momento corría los 400 metros con vallas y por suerte pude ser subcampeona sudamericana y me informaron que quede en el tercer lugar a nivel de toda América, clasificando a los Juegos Olímpicos, increíble.

-¿Qué recordas de esa experiencia Olímpica?

-Uff… recuerdo todo, fueron dos días de viaje, llegar allá con quince años, estar un mes sola y con mis compañeros de selección más grandes que yo, en esa camada estaba entre otros Braian Toledo, que mucho no los conocía, el idioma y la comunicación también era una complicación, por suerte fue Leo Malgor, pero sin dudas fue todo increíble, porque después de competir pude estar una semana más recorriendo todo Singapur.

-De los 400 metros con vallas pasas a los obstáculos, ¿por qué?

-A mi me encantan los 400 metros con vallas, entrenar la técnica, todo, es increíble. Los obstáculos surgieron en una Copa de Clubes que faltaban unos puntos para ser campeones y me preguntaron si me animaba, porque iban a participar pocas chicas y no solo participe en los 2000 metros con obstáculos, sino que los gané y logre la clasificación al Mundial de Menores en Lille, Francia. Y más adelante clasifique al Mundial Juvenil en España pero ya en la distancia de 3000 metros con obstáculos. Y de a poco fui dejando las vallas para quedarme con los obstáculos.

-¿Cómo manejaste el hecho de estudiar en el secundario con los compromisos deportivos internacionales?

-La verdad que los directivos y los docentes del colegio al que iba, el “Carlos Tejedor”, me apoyaron siempre, particularmente soy muy exigente con el tema del estudio, me gusta estudiar, y llegamos a un acuerdo con el director, él me proporcionaba las faltas a cambio de que yo cumpliera con los trabajos prácticos y los exámenes, entonces a veces yo rendía antes de viajar e incluso antes que mis compañeros, por suerte salió todo bien, aprobé todo en tiempo y forma, siendo uno de los mejores promedios del colegio.

-No todas fueron buenas, tuviste un 2013 con muchas lesiones, ¿Cómo lo llevaste desde lo mental?

-El arranque de ese año era fenomenal, record argentino (juvenil y sub 23) en 3000 con obstáculos, mejore mi marca en los 800 y 1500 metros, se venía un gran año a nivel competencias, pero primero tuve fractura por estrés en las tibias, y estuve sin competir hasta el verano del 2014 donde vuelvo a los Grand Prix en Brasil y me vuelvo a fracturar por estrés, y de ahí tuve una sucesión de lesiones increíble, entrocanteritis, cuatro esguinces, una vez más fractura por estrés, periostitis. Sobre el final del 2014, Leo y Daniel (Díaz), armaron un plan de trabajo, donde Leo se ocuparía de lo que es el entrenamiento de fondo y Daniel lo que es la técnica de la prueba, sumado a un enorme trabajo de mi kinesiólogo, Pablo Fernández, que con su tratamiento logro sacarme adelante y dejar atrás las lesiones.

-Volviste en el Campeonato Nacional Sub 23 en el CENARD, donde te consagraste campeona y pasó algo muy cómico con tu entrenador…

-Sí (risas), estaba fuera de estado, casi ni había entrenado por la maldita periostitis, y salí en la primera vuelta como si estuviera en plenitud física, porque el cuerpo tiene memoria y Daniel al borde de la pista me pedía que bajara el ritmo, que iba muy fuerte y a como estaba no iba a poder aguantar, pero por suerte pude ganar.

-Y después cuando participaste en los 10K de la Maratón Ciudad de Mar del Plata, cruzaste la meta y rompiste en llanto…

-Sí, cuando llegue en el tercer lugar de los 10k se me cruzaron esos casi dos años de lesiones por la cabeza y fue como una descarga.

-Hiciste la pretemporada con que objetivos…

-El primer objetivo era hacer la marca “A” para el Sudamericano de Mayores en Perú, que era volver a correr por debajo de los 10m20s, previo a eso participe en los Grand Prix en Buenos Aires y de Uruguay, en los que me fue bastante bien en los 800 y 1500 metros, al regreso participo en el CENARD de un 3000 metros con obstáculos donde corro en 10m25s, marca “B”, y ahí decís: “podré bajar esos 5 segundos”, en realidad en las pruebas de fondo y sobre todo en los obstáculos no es difícil, pero había que hacerlo. Me invitaron a participar como invitada al Nacional Juvenil en Rosario, para que nos ayudemos mutuamente con Carolina Lozano, que es rosarina y ella ya había corrido en 10m09s99, entrando al Sudamericano y yo me quedaba afuera, y corriendo juntas pude cronometrar 10m09s91, logrando clasificar al Sudamericano.

-Antes de viajar al Sudamericano te tocó atravesar un duro momento familiar, como lo es el fallecimiento de tu papá…

-La verdad me iba a dar de baja del equipo, para acompañar a mi familia, a mi mamá y hermanos, pero me insistieron tanto ellos y sobre todo mi papá en sus últimos días. Yo estaba en Buenos Aires cuando me dieron la noticia, así que tuve que volver a Mar del Plata y regresar a Capital para ir a Perú. Sinceramente ganas no tenía, pero una vez en Lima, me ganaba la ansiedad de competir y dar lo mejor de mí por mí viejo.

-Hablando de dar todo, esa última vuelta fue tremenda…

-Sí, salimos a correr muy fuerte con el pelotón de punta, pero yo me guarde un poco de resto para el final, porque en los 3000 metros con obstáculos la última vuelta es donde se siente todo el desgaste de la prueba; y en el anteúltimo giro me hicieron un cambio de ritmo donde se alejaron unos 200 metros, y en el último empecé a levantar aprovechando la situación de que la brasilera se cayó, fui con todo y llegue al pechazo justamente con ella, quedándome con el tercer lugar por muy poco.

-¿Sabías que esa marca te clasificaba a los Panamericanos?

-No, me lo dijo después Daniel Díaz, que la marca estaba, pero que todavía no estaba confirmada para los Panamericanos, ya que por esa seguidilla de lesiones no estaba en ninguna pre selección, entonces al hacer la marca debía de presentar los papeles y esperar la aceptación del Comité Panamericano, que por suerte llego.

-También clasificaste al Mundial Universitario en Corea del Sur…

-Sí, pero no voy a participar, porque era ir a competir a la otra parte del mundo, lo que implica dos días de viaje de ida, competir en serie y final con 48 horas de diferencia, exponiéndome a que suceda algo en una prueba tan desgastante como los obstáculos y después volver a viajar dos días, entonces mis entrenadores decidieron que preparara los Panamericanos en Cachi (Salta), viajara directamente a Canadá para participar, evitando el cansancio propio de la prueba y los vuelos de un lado al otro del mundo. Sobre todo teniendo en cuenta que los Mundiales Universitarios son cada dos años y que los Panamericanos son cada cuatro, entonces le dimos prioridad a estos.

-¿Y cómo vas con la carrera de medicina?

-Por suerte muy bien, pude meter todo primer y segundo año al día, ahora estoy cursando mi tercer año, haciendo las materias más tranquilas que me permitan entrenar y viajar; deje tres materias para el año que viene que son las de práctica obligatoria en los hospitales.

-Siempre y cuando no se crucen los Juegos Olímpicos de Río en el camino…

-Si se cruza Río, mejor, seguiré con las teóricas de cuarto año y una vez que participe en Río me dedicaré a mi gran objetivo que es recibirme en medicina.

-¿De qué manera manejas tu vida social, amistades y salidas por ejemplo, con tu vida deportiva?

-Tengo mi grupo de amigas de toda la vida, que somos más de juntarnos a cenar, tomar mates o merendar e ir al cine. Y en cuanto a las salidas a boliches o bares, salgo cuando estoy lesionada, como cable a tierra cuando no puedo entrenar y competir, mientras estoy en esa etapa de competencia o entrenamiento no salgo, soy muy cuidadosa y respetuosa del entrenamiento.

Así simple, con una honestidad brutal, esta joven de apenas 20 años, nos mostró la capacidad del ser humano para reponerse a situaciones difíciles e ir en busca de los sueños.

Por: Alejandro Maldonado Casamajor

En Twitter: @alemaldonadopd

Acerca Alejandro Maldonado Casamajor

Ver también

CAMPEONATO MARPLATENSE DE CAMPO A TRAVES Liga Marplatense de Clubes de Atletismo 2018

Fechas: Sábado 2 de junio (fecha 1) Sábado 9 de junio (fecha 2) Sábado 23 …

Inicio / CASETTA: “MI GRAN OBJETIVO ES RECIBIRME EN MEDICINA”

CASETTA: “MI GRAN OBJETIVO ES RECIBIRME EN MEDICINA”

Hablamos con Belén Casetta sobre sus orígenes, su presente y su futuro, antes de partir a Cachi, Salta, para la preparación final de cara a los XVII Juegos Deportivos Panamericanos que se disputarán en Toronto, Canadá.

-¿A qué edad y cómo o quién te acercó al atletismo?

– Empecé a los doce años, compitiendo en la Mini Maratón de Apand, mi papá fue quien me lo propuso, yo estaba en el colegio en sexto grado, había un afiche pegado en la puerta de la escuela y le dije: “dale, vamos a entrenar”. Me entrenó él, sin conocimiento alguno de entrenamiento de atletismo, me hacía dar vueltas a la plaza, imaginate… yo tampoco sabía nada y no quería saber nada con correr (risas). Así que corrí y gané esa carrera con lo entrenado por mi papá y de ahí él logró contactarse con Leonardo Malgor y desde esa época trabajo con Leo.

-Entonces no estabas muy convencida de practicar este deporte, ¿Cómo te convencieron?

– Y… me convenció ganar la carrera (risas), porque el entrenamiento de Leo (Malgor) era totalmente distinto a lo que hacía con mi papá. Con Leo al principio se basaba más en jugar y después si comenzamos a entrenar “fuerte” cuando empecé a participar en torneos a nivel local, primero y después llegaron las participaciones a nivel provincial y nacional. Y a los quince años pude representar al país en el selectivo en Uberlandia (Brasil) para los I Juegos Olímpicos de la Juventud que se disputarían en Singapur, a los que pude clasificar.

-¿Qué expectativas tenías para ese selectivo?

-Era la primera vez que viajaba a competir fuera del país, una experiencia única, era todo nuevo, fui con la expectativa de divertirme y mejorar mi marca, en ese momento corría los 400 metros con vallas y por suerte pude ser subcampeona sudamericana y me informaron que quede en el tercer lugar a nivel de toda América, clasificando a los Juegos Olímpicos, increíble.

-¿Qué recordas de esa experiencia Olímpica?

-Uff… recuerdo todo, fueron dos días de viaje, llegar allá con quince años, estar un mes sola y con mis compañeros de selección más grandes que yo, en esa camada estaba entre otros Braian Toledo, que mucho no los conocía, el idioma y la comunicación también era una complicación, por suerte fue Leo Malgor, pero sin dudas fue todo increíble, porque después de competir pude estar una semana más recorriendo todo Singapur.

-De los 400 metros con vallas pasas a los obstáculos, ¿por qué?

-A mi me encantan los 400 metros con vallas, entrenar la técnica, todo, es increíble. Los obstáculos surgieron en una Copa de Clubes que faltaban unos puntos para ser campeones y me preguntaron si me animaba, porque iban a participar pocas chicas y no solo participe en los 2000 metros con obstáculos, sino que los gané y logre la clasificación al Mundial de Menores en Lille, Francia. Y más adelante clasifique al Mundial Juvenil en España pero ya en la distancia de 3000 metros con obstáculos. Y de a poco fui dejando las vallas para quedarme con los obstáculos.

-¿Cómo manejaste el hecho de estudiar en el secundario con los compromisos deportivos internacionales?

-La verdad que los directivos y los docentes del colegio al que iba, el “Carlos Tejedor”, me apoyaron siempre, particularmente soy muy exigente con el tema del estudio, me gusta estudiar, y llegamos a un acuerdo con el director, él me proporcionaba las faltas a cambio de que yo cumpliera con los trabajos prácticos y los exámenes, entonces a veces yo rendía antes de viajar e incluso antes que mis compañeros, por suerte salió todo bien, aprobé todo en tiempo y forma, siendo uno de los mejores promedios del colegio.

-No todas fueron buenas, tuviste un 2013 con muchas lesiones, ¿Cómo lo llevaste desde lo mental?

-El arranque de ese año era fenomenal, record argentino (juvenil y sub 23) en 3000 con obstáculos, mejore mi marca en los 800 y 1500 metros, se venía un gran año a nivel competencias, pero primero tuve fractura por estrés en las tibias, y estuve sin competir hasta el verano del 2014 donde vuelvo a los Grand Prix en Brasil y me vuelvo a fracturar por estrés, y de ahí tuve una sucesión de lesiones increíble, entrocanteritis, cuatro esguinces, una vez más fractura por estrés, periostitis. Sobre el final del 2014, Leo y Daniel (Díaz), armaron un plan de trabajo, donde Leo se ocuparía de lo que es el entrenamiento de fondo y Daniel lo que es la técnica de la prueba, sumado a un enorme trabajo de mi kinesiólogo, Pablo Fernández, que con su tratamiento logro sacarme adelante y dejar atrás las lesiones.

-Volviste en el Campeonato Nacional Sub 23 en el CENARD, donde te consagraste campeona y pasó algo muy cómico con tu entrenador…

-Sí (risas), estaba fuera de estado, casi ni había entrenado por la maldita periostitis, y salí en la primera vuelta como si estuviera en plenitud física, porque el cuerpo tiene memoria y Daniel al borde de la pista me pedía que bajara el ritmo, que iba muy fuerte y a como estaba no iba a poder aguantar, pero por suerte pude ganar.

-Y después cuando participaste en los 10K de la Maratón Ciudad de Mar del Plata, cruzaste la meta y rompiste en llanto…

-Sí, cuando llegue en el tercer lugar de los 10k se me cruzaron esos casi dos años de lesiones por la cabeza y fue como una descarga.

-Hiciste la pretemporada con que objetivos…

-El primer objetivo era hacer la marca “A” para el Sudamericano de Mayores en Perú, que era volver a correr por debajo de los 10m20s, previo a eso participe en los Grand Prix en Buenos Aires y de Uruguay, en los que me fue bastante bien en los 800 y 1500 metros, al regreso participo en el CENARD de un 3000 metros con obstáculos donde corro en 10m25s, marca “B”, y ahí decís: “podré bajar esos 5 segundos”, en realidad en las pruebas de fondo y sobre todo en los obstáculos no es difícil, pero había que hacerlo. Me invitaron a participar como invitada al Nacional Juvenil en Rosario, para que nos ayudemos mutuamente con Carolina Lozano, que es rosarina y ella ya había corrido en 10m09s99, entrando al Sudamericano y yo me quedaba afuera, y corriendo juntas pude cronometrar 10m09s91, logrando clasificar al Sudamericano.

-Antes de viajar al Sudamericano te tocó atravesar un duro momento familiar, como lo es el fallecimiento de tu papá…

-La verdad me iba a dar de baja del equipo, para acompañar a mi familia, a mi mamá y hermanos, pero me insistieron tanto ellos y sobre todo mi papá en sus últimos días. Yo estaba en Buenos Aires cuando me dieron la noticia, así que tuve que volver a Mar del Plata y regresar a Capital para ir a Perú. Sinceramente ganas no tenía, pero una vez en Lima, me ganaba la ansiedad de competir y dar lo mejor de mí por mí viejo.

-Hablando de dar todo, esa última vuelta fue tremenda…

-Sí, salimos a correr muy fuerte con el pelotón de punta, pero yo me guarde un poco de resto para el final, porque en los 3000 metros con obstáculos la última vuelta es donde se siente todo el desgaste de la prueba; y en el anteúltimo giro me hicieron un cambio de ritmo donde se alejaron unos 200 metros, y en el último empecé a levantar aprovechando la situación de que la brasilera se cayó, fui con todo y llegue al pechazo justamente con ella, quedándome con el tercer lugar por muy poco.

-¿Sabías que esa marca te clasificaba a los Panamericanos?

-No, me lo dijo después Daniel Díaz, que la marca estaba, pero que todavía no estaba confirmada para los Panamericanos, ya que por esa seguidilla de lesiones no estaba en ninguna pre selección, entonces al hacer la marca debía de presentar los papeles y esperar la aceptación del Comité Panamericano, que por suerte llego.

-También clasificaste al Mundial Universitario en Corea del Sur…

-Sí, pero no voy a participar, porque era ir a competir a la otra parte del mundo, lo que implica dos días de viaje de ida, competir en serie y final con 48 horas de diferencia, exponiéndome a que suceda algo en una prueba tan desgastante como los obstáculos y después volver a viajar dos días, entonces mis entrenadores decidieron que preparara los Panamericanos en Cachi (Salta), viajara directamente a Canadá para participar, evitando el cansancio propio de la prueba y los vuelos de un lado al otro del mundo. Sobre todo teniendo en cuenta que los Mundiales Universitarios son cada dos años y que los Panamericanos son cada cuatro, entonces le dimos prioridad a estos.

-¿Y cómo vas con la carrera de medicina?

-Por suerte muy bien, pude meter todo primer y segundo año al día, ahora estoy cursando mi tercer año, haciendo las materias más tranquilas que me permitan entrenar y viajar; deje tres materias para el año que viene que son las de práctica obligatoria en los hospitales.

-Siempre y cuando no se crucen los Juegos Olímpicos de Río en el camino…

-Si se cruza Río, mejor, seguiré con las teóricas de cuarto año y una vez que participe en Río me dedicaré a mi gran objetivo que es recibirme en medicina.

-¿De qué manera manejas tu vida social, amistades y salidas por ejemplo, con tu vida deportiva?

-Tengo mi grupo de amigas de toda la vida, que somos más de juntarnos a cenar, tomar mates o merendar e ir al cine. Y en cuanto a las salidas a boliches o bares, salgo cuando estoy lesionada, como cable a tierra cuando no puedo entrenar y competir, mientras estoy en esa etapa de competencia o entrenamiento no salgo, soy muy cuidadosa y respetuosa del entrenamiento.

Así simple, con una honestidad brutal, esta joven de apenas 20 años, nos mostró la capacidad del ser humano para reponerse a situaciones difíciles e ir en busca de los sueños.

Por: Alejandro Maldonado Casamajor

En Twitter: @alemaldonadopd

Acerca Alejandro Maldonado Casamajor

Ver también

RESULTADOS CAMPEONATO MARPLATENSE CAMPO A TRAVÉS – SEGUNDA FECHA

CAMPEONATO MARPLATENSE DE CAMPO A TRAVES Liga Marplatense de Clubes de Atletismo 2018 Fechas: Sábado 9 de …