Inicio / FMA / “EL ATLETISMO ME DIO EL 99% DE ALEGRIAS”

“EL ATLETISMO ME DIO EL 99% DE ALEGRIAS”

Mastromarino y Peralta NY

Con una sonrisa tatuada en la cara, siempre muy atenta y dispuesta a charlar de todo, a pesar de su cansancio por haber llegado recién de su participación en el Maratón de New York, nos recibió María de los Ángeles Peralta, o simplemente “Marita”, en una tarde soleada en la que repasamos su 2016 y nos atrevimos a preguntar sobre lo que será su futuro cercano.

SU PASO POR LOS JUEGOS OLÍMPICOS DE RÍO
-¿En qué momento de la preparación en Colombia te diste cuenta de la lesión?
-Fue diez días antes de bajar de la altura a Río, yo tenía unas molestias que son normales cuando entreno duro, yo pensé que iba a pasar pero fue empeorando, yo estaba entrenando muchísimo, porque a Río iba por todo, ya había clasificado, ya había estado en Londres y este no era mi debut y quería ir por todo, en los entrenamientos también. Para mí era muy importante hacer el último fondo de 30 Km antes de bajar a Río, lo hice y ahí me terminé de lesionar, porque lo termine con mucho dolor, se me inflamó muchísimo, con nosotros estaba el médico de la CADA, al otro día hicimos una resonancia, había mucho líquido y si o si tuve que parar de correr, no podía por la inflamación y por el dolor, ahí me di cuenta que era grave.

-Estando ya en Río, ¿Cómo manejabas la ansiedad?
-Los últimos días pude volver a trotar, cinco minutos y caminaba uno, imagínate después de meter jornadas con 17 kilómetros de fondo pasar a hacer 5 -1, 5-1, de la desesperación que ya tenía porque ya estaba todo listo, ya había entrenado, había que esperar el día del maratón nada más.

-Uno a la distancia, que analiza sus parciales desde la estadística, veíamos que venias en tus tiempos, ¿Qué te pasaba a vos en esos kilómetros?
-Mi físico estaba preparado para correr fuerte, pero mis tendones no, entonces era difícil manejar la cabeza. Pensé que podía llegar la posibilidad de que mejore o que se duerma el dolor, pero no al contrario se hizo insostenible el dolor y tuve que abandonar.

-Encima el clima tampoco ayudó…
-No, el clima no me afectó, tenía la cabeza en otra cosa.

-¿Qué sensaciones te dejo esa situación de tener que abandonar después de tanto sacrificio?
-Fue muy duro lo que me pasó , para mí, quizás uno se piensa que en ese momento uno abandonó y ya está, pero a uno no se le pasa nunca más, más cuando hizo las cosas muy bien. Además soy una atleta que ama lo que hace, apasionada y que me haya pasado eso fue un dolor muy grande por todo el sacrificio que uno hace, que quizás la gente no sabe, uno no entrena veinte días antes un maratón, el viaje a Colombia fue la puesta a punto para afinar todo, pero son meses y meses de entrenar, de dejar cosas de lado, cumpleaños, casamientos, días del niño, de la madre, asados, yo agotada, ahí se te caen las fichas de un montón de cosas, cuando lo planeado no sale No estuve enojada, estuve muy triste.
-A pesar de que el resultado final no fue el deseado, ¿Qué análisis haces de la preparación?
-Fue el mejor proceso de preparación que hice, venía teniendo una suma ideal de kilómetros, y bueno hoy con el diario del lunes, como se suele decir, quizás lo ideal era parar un poco la maquina y no lo hice.

-Volviste a la Argentina y no hablaste enseguida, ¿hubo alguna causa en particular?
-No hable enseguida primero porque llegue y nos fuimos de vacaciones con mi familia a Buzios, a despejarme estaba muy dolorida, además no quería hablar con nadie porque el dolor era mío y nadie lo iba a entender, nadie va saber nunca lo que sentí, nadie va a saber que pasó por mi cabeza. No sentía la necesidad de hablar, solamente con m i marido, con mis papas y con mis hermanas, que se queden tranquilos y tampoco tenía señal (risas), fue como que “El de Arriba” dijo: “está bien te di esta, pero ahora te voy a dejar tranquila”. No tenía mucho para decir, encima cada vez que quería hablar del tema lloraba.

“Me pasó algo raro, cuando volví tuve que ir al supermercado, porque las nenas me dijeron: ‘mamá tenemos que comer’, y me cruce a una señora en una de las góndolas y me preguntaron si me podía abrazar, imagínate agarrando las cosas y de repente me dice: ‘¿me dejas que te abrace?’ y yo estaba re sensible, el cariño de la gente lo sentí muchísimo”, comenzaba a cerrar su recuerdo sobre Río, a lo que agregó, “yo siempre tomo las cosas lindas, soy una persona súper positiva y por ahí si me dolió lo que vivieron mis hermanas, que lo sufrieron desde su lugar, ellas estaban acá y tuvieron que escuchar a un montón de cosas que les dolieron, porque ellas si saben cómo fueron las cosas, saben cómo son las reglas del juego, y que lo importante era que me escuchen a mí y nada más.

LA RECUPERACIÓN Y LA REVANCHA EN NEW YORK

-¿Volviste de las vacaciones y comenzaste con la recuperación?
-No, todavía estaba mal, así que llegue y me pusieron una bota para tratar de recuperar más rápido, inmovilizando la zona y se desinflame y después empecé a trotar de a poco, cinco minutos dos caminando, fue como volver a aprender a caminar.

-Y tu regreso fue ni más ni menos que en uno de los maratones más importantes del mundo, ¿Cómo te sentiste durante y después de la carrera?
-Durante la carrera increíble, me sentí mejor de lo que pensaba, ya estar en el maratón más famoso del mundo era un premio, me había comprometido mucho antes de los Juegos Olímpicos, entonces no quería faltar, pero obviamente no la pude entrenar como correspondía porque estuve parada durante mucho tiempo después de Río y pude entrenar muy poco, un turno por día, alguna vez un doble turno y en la última semana antes de viajar nada, ni trotar, porque se me inflamaron los tendones por una cuestión de apurar la recuperación al pisar mal me hice otros problemitas.

-¿Qué imagen te quedo del marco, de la gente, de la fiesta en sí? ¿Podemos lograr un evento así en Argentina?
-Es una fiesta, la verdad que me hubiera gustado largar con la masa de gente amateur, porque la “elite” larga un ratito antes, la verdad es que corrí sola, pero la energía de la gente antes, durante y después del maratón, es alucinante. En lo organizativo creo que no, el maratón de Mar del Plata del año pasado fue espectacular, yo tenía que recibir a los tres primeros nada más y me quede hasta que llegó el último, porque me encanta ver la cara de felicidad de cada uno de los que cruzaban la meta, me gustó recibir a todos.

LA BECA
“La culpa no es del ENARD, ellos volvieron atrás porque la CADA hizo lo que debía haber hecho antes. Porque son los que se tienen que ocupar de mandar los informes al ENARD, para que el ENARD este informado de cada uno de los atletas, porque no pueden saber sobre todos los deportistas becados, porque no sé cuántos son por deporte, por eso cada Federación se tiene que encargar de subir los informes y la CADA no lo hizo”, fue su análisis de esa extraña situación respecto al tema becas.

Respecto a la importancia de estas, Marita, dijo lo siguiente: “por suerte tengo un respaldo económico que hace que hoy no dependa de ese beca, pero hay muchos compañeros que si, sobre todo los más jóvenes, que necesitan tener un respaldo para poder planificar y enfocarse en lo deportivo”, a lo que agregó, “es importante no solo por la parte del dinero, sino que por tener la beca tenemos obra social, yo desde que llegue no paro de usarla, resonancia, kinesiología, radiografías, medicamentos”.

SU FUTURO
-¿Volveremos a verte competir en lo que queda del 2016 o debemos esperar al 2017?
-No, ahora no me dejan correr por lo menos un mes y medio, porque realmente tengo que recuperar los tendones y no puedo correr, le prometí a mi kinesióloga y a mi médico que no lo iba a hacer, ya termino este año para mí. Me iba a retirar este año, pero no lo sé todavía, la prioridad hoy es recuperar bien los tendones y no tener dolor para caminar, para llevar una vida normal, así que quiero relajar mi cabeza y poner toda la energía en recuperarme.

-¿Qué es el atletismo en tu vida?
-El atletismo me dio tantas cosas, tantas alegrías que no me puedo enojar tampoco, porque fueron el 99% de las cosas que me pasaron fueron positivas y soy una mujer agradecida de las cosas que me pasan, He tenido una carrera increíble, tengo y tuve una vida hermosa, una familia que me bancó y acompañó siempre, junto a mis sponsors que siguen conmigo, ya van 30 años en este deporte, voy a cumplir cuarenta el año que viene y mira, sigo corriendo, pude disfrutar de la experiencia en New York, dos Juegos Olímpicos, entonces no me puedo quejar.

-¿Y por qué no el Mundial de Londres en 2017?
– No, no sé, no me quiero presionar. Si le preguntas a (Leonardo) Malgor, viene se sienta y me dice: ‘Sí María vamos por el mundial’, pero hoy yo prefiero ponerle toda mi energía a recuperar mis tendones. Disfrutar de mi familia, que me lo pide y que ellos disfrutan tener a mamá en casa también.

-Hace unos días hable con Vanesa Wolhgemuth, y me decía que no pudo convencer a ninguno de sus hijos para que eligiera el atletismo, ¿a vos te pasa lo mismo con tus hijas?
-Una genia Vanesa, nos conocemos de chiquitas, y las mías tampoco, no lo sé, sienten la presión de ganar siempre por ser las “hijas de” y no esta bueno, la verdad que no me interesa que sean o no atletas, me interesa que elijan algo que les guste hacer de verdad con pasión y que sean felices con eso como yo, que siempre digo que corro siempre cuando estoy triste cuando estoy feliz, y nunca voy a dejar de correr, quizás no lo haga más en el alto rendimiento, porque no es saludable hacerlo durante tantos años, pero siempre voy a salir a correr por la hermosa costa marplatense o en la Laguna, porque es mi pasión.

Por: Alejandro Maldonado Casamajor (Publicada en el Semanario Deportivo “De Local”)
Foto: Gentileza Guía Lap

Acerca Alejandro Maldonado Casamajor

Ver también

#CALENDARIO ATLÉTICO INTEGRAL 2019 – ACTUALIZADO

DESCARGAR: http://atletismomdp.com.ar/wp-content/uploads/2019/05/BOLETIN-n°-1-actualizado-.pdf BOLETIN 1/2019 – Calendario actualización   MAYO 10 a 12 Campeonato Nacional Sub 20 …

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: